martes, 21 de diciembre de 2010

Canciones Del Inframundo

Esta mañana he puesto este disco que alaba las grandes “hazañas” de distintas familias mafiosas italianas, a través de las voces de distintos cantantes. Parece ser que se trata de una trilogía que recoge folklore italiano de esta guisa, y que fue un boom de ventas.

Está entretenido como curiosidad, aunque la Encar, cuando lo ha escuchado, creía que había verbena fuera.

A mí me ha servido para recordar los viajes al sur de Italia y a Sicilia. Creo que en este blog ya he hablado en alguna ocasión de aquellas visitas, y tampoco es plan de repetirse. Pero he recordado, por ejemplo, nuestra visita a Corleone, un pueblo con muy poca vida y que arrastra su leyenda gracias al libro de Mario Puzo y, sobretodo, a la fantástica trilogía (aunque a veces me pregunto si la tercera entrega se puede si quiera comparar a las otras dos cintas) El Padrino. Cuando llegamos al pueblo, un tipo nos estuvo siguiendo durante un buen rato. A veces se escondía, también disimulaba, pero más que un peligroso individuo, nos pareció un aburrido de la vida.

Más chocante fue nuestro encuentro en Palermo en aquel bar de no recuerdo qué barrio alto no recomendado en las guías turísticas, cuando nos encontramos a un personaje al que todo el que pasaba le hacía reverencias y le besaba y mostraba sus respetos.

El dueño del bar se empeñó en que nos quedáramos a comer, aunque yo no recuerdo ver comida en aquel extraño local, cuando fui a pagar las birras Peroni que nos habíamos zampado.

Salimos de allí, no sin agradecer reiteradamente su invitación, pensando que aquella era la mejor opción.

Qué gran tierra el sur italiano. No es el paraíso terrenal y, de hecho, aparecen extrañas sensaciones en ese ambiente hermético. Pero tiene un encanto especial, quizá por la decadencia propiciada por su triste realidad, aunque uno no sabe lo que es la vida si no ha visitado en alguna ocasión un mercado de Nápoles o de Palermo.

Y eso, que el disco es curioso, pero no algo que vaya a escuchar todas las semanas.

martes, 14 de diciembre de 2010

Buen Viaje, Morente

Definitivamente parece que el granadino nos ha dejado.

No voy ahora a alardear de ser un flamencólogo o algo parecido, porque nada más lejos de la realidad.

Pero sí que hay dos discos de Morente que me gustan especialmente. Uno es "Omega" que, sin duda, forma ya parte de la historia de la música de este país. Ese acercamiento o fusión entre Rock y Flamenco nunca había generado una obra tan magna. Y lo hizo con otros granadinos ilustres; Lagartija Nick.

Pero mi favorito no es este.

Mi favorito es "Sacromonte", pues recuerdo que en el piso de estudiantes me lo grabó mi amigo Míchel y yo lo escuchaba muchìsimo. Este amigo me llevó a varios recitales de flamenco, y así pude ver a El Lebrijano en su día, por ejemplo.

Y disfruté mucho aquello. Es cierto que mi interés por el Flamenco no fue mucho más allá, pero puedo recomendar un buen recital flamenco porque yo mismo los he disfrutado.

Ahora leo que la casa de Enrique Morente ha sido asaltada mientras estaba hospitalizado y leo que la familia denuncia negligencia médica.

Qué triste.

Me ha dado pena, como me suele apenar que cualquier artista nos deje. Así que un recuerdo para Morente y otro para Míchel, que seguro que está fastidiado. Ésta era la canción que más me gustaba de aquel "Sacromonte".

Buen viaje, Maestro.


Tiro tiré

Una rosa en un rosal
gasta mucha fantasía.
Viene el viento y la deshoja,
ya está la rosa perdía.
Una rosa en un rosal
gasta mucha fantasía.

Nena por tu cariño,
tu cariño morena
sabes que me estoy muriendo.
Y en vez de causarte pena
de mi amor te estás riendo.
Y nadie te querrá en el mundo
como yo te estoy queriendo.

Tatitotiro... taritotiro tiro tiro... tiro tiré.


domingo, 12 de diciembre de 2010

Días De Vino Y Lepra (y III): The End Of The Trilogy

No sé si mañana podré salir por fin a la calle y volver a estar acompañado, pero todo parece indicar que prácticamente solo quedan costras y picores.

Después, las costras descubrirán las marcas y secuelas que pudiera dejarme la enfermedad.

Me importa poco.

Lo que deseo es que acabe de una vez.

De hecho, con este post pongo fin a esta fascinante trilogía. Y, hablando de trilogías; éstos días los he aprovechado para echar una nueva ojeada a dos de mis favoritas: El Señor De Los Anillos y la clásica de Star Wars.

Las he vuelto a disfrutar.

Creo que en ambos casos la segunda película es la mejor, aunque mi favorita de todas es la primera entrega de La Guerra De Las Galaxias, pues es la primera película que vi en un cine y recuerdo perfectamente que mi padre nos llevó y que se quedó dormido mientras nosotros flipábamos. La segunda película que nos llevó a ver fue Grease, a la que también tengo un especial cariño pese a la ñoñez de la cinta.

Y además he tenido tiempo de pintar unas puertas y unas persianas de madera y a recibir noticias desde Madrid. Me convocaron a una reunión urgente (a la que naturalmente no puede asistir) en la que han anunciado que quieren cerrar nuestro departamento.

Parece ser que la idea es que algunos acepten el despido, otros entren en un régimen especial de suspensión de contrato temporal y otro pequeño grupo se quede para mantener bajo mínimos el departamento mientras se sigue buscando un "publisher" que saque los juegos para Wii y Nintendo DS terminados y que financie el prototipo de realidad aumentada que tenemos acabado para Play Station 3.

Pero está claro que Pocoyó nos manda al paro. Y a mí, particularmente, no me desagrada la idea de volver definitivamente a casa, pero naturalmente hay que negociar las condiciones y solamente han anunciado la intención. Las reuniones continuarán mañana.

Y respecto a músicas, pues hoy me han acompañado The Jam y su "In The City", un disco fresco y lleno de vitalidad, con un Paul Weller que ya destacaba como el gran compositor que és. “Art School” y la propia “In The City” son mis canciones favoritas de este disco. Mi edición es de 1977, por cierto. Buscando algún vídeo que colgar de ellos, he visto un viejo programa de la televisión inglesa en la que el gran Marc Bolan los presenta. Aunque al final no lo he incluído en esta entrada porque la canción no correspondía a este álbum.


Por otro lado, he saboreado una de las obras fundamentales del Rock And Roll: “Fillmore East” de The Allman Brothers Band. Tengo una preciosa edición en doble vinilo del mismo año en que salió el disco; 1971. Decidir escuchar este disco es algo parecido a ponerte uno de música clásica, y son tantos los pasajes musicales fascinantes que hay en él, que no voy a entrar en valoraciones. Muchas veces digo que este tipo de grandes bandas no son mis favoritas, pero si te dejas llevar por un disco grandioso como éste, tienes asegurados unos momentos en el paraiso.

Obra maestra.

viernes, 10 de diciembre de 2010

Dias De Vino Y Lepra (II): The Promise

Una nueva jornada en cuarentena.

La anterior terminó de una manera inesperada. Resulta que a partir de las 00:00 horas echaban por La 2 el extenso documental "The Promise: Darkness On The Edge Of Town", que nos muestra todo el proceso creativo del esencial disco de Springsteen & The E Street Band. Un repaso exhaustivo a toda su concepción, explicándonos la dificultad de superar el éxito de "Born To Run" haciendo un disco totalmente diferente, retrato de un momento en la vida de Bruce en la que nos quiere contar sus inicios, dónde se crió, cómo eran las fábricas, cómo los trabajadores, cómo se vivía en su New Jersey natal.

Conoceremos la penosa situación legal por la que no podían entrar en estudio, o cómo tardaron meses en encontrar el sonido de la batería, o cómo trabajaron cada tema, para luego desechar gran cantidad de composiciones. Incluso se puede apreciar la gran tarea que hay a nivel de Art Work y lo que significa hacer un disco como concepto global, algo que choca quizá con los tiempos de descargas que corren.

Todo esto se logra con muchísimo material del momento de la grabación, más los testimonios actuales de sus protagonistas. Las imágenes permanecieron guardadas en un cajón durante tres décadas. El propio Bruce reconoció haber olvidado su existencia hasta que hace diez años tuvo ocasión de reencontrarse con ellas. En Toronto, durante la presentación de The Promise, Springsteen es entrevistado por el actor Edward Norton y le confiesa la influencia de películas del momento como “Taxi Driver” y “Malas Calles” en el disco, ya que recogían también el pesimismo yankee de la época (poco tiempo transcurrido tras la derrota no aceptada de Vietnam, la recesión económica en la era de Jimmy Carter, etcétera).

Y tengo que destacar cómo nos encontramos a Springsteen, que es un chaval de 27 años, aunque parece menor en las imágenes, obsesionado por la composición y los detalles. Sin duda tuvo que ser claustrofóbico el darle forma a todo el disco, ellos aparecen desesperados en más de una ocasión.

Hay imágenes fantásticas, como la versión a capella de "Sherry Darling" , una de mis canciones favoritas de Bruce, que hacen Springsteen y Little Steven. Un tema que finalmente aparecería en el disco “The River”, y no en este “Darkness”.

Realmente me ha encantado y lo recomiendo al 100%.

Pero la enfermedad sigue su avance. Jamás pensé que mi piel pudiera cobijar un daño similar a las 10 plagas de Egipto.

Así que he escuchado un par de discos más que voy a comentar rápidamente, para no empezar a cansar.

Habrán comentado ya en sus casas, con sus seres queridos, que éstos días he tenido colgada por aquí la portada del “The Longest Day” de The Del Fuegos. En efecto, cada cierto tiempo me gusta escuchar este disco. Dicen que The Del Fuegos fue uno de los grupos que “salvó el Rock” allá por los 80´s , cuando el After-Punk y los sintetizadores lo azotaron fuerte, recuperando las raíces junto a otras grandes bandas como Long Ryders, Dream Syndicate o Jason And The Scorches. No sé si la cosa llega a tanto, pero desde luego que fueron un bocanada de aire fresco tras el vendaval punk, y que estamos hablando de atractivas bandas que nunca llegarían a llenar estadios, pero que ni falta que hace.

El otro disco que quería simplemente comentar que también está sonando es “Gold Against The Soul” de Manic Street Preaches, el segundo de la banda, aún con el tristemente desaparecido (y nunca encontrado) Richey James. Espectacular comienzo del álbum con “Sleepflower”, “From Despair To Where” y “La Tristesse Durera”. De la cara B me quedo con “Roses In The Hospital”, tema que espero no sea premonitorio sobre dónde acabaré tras este periplo por el mundo de la enfermedad ultra-contagiosa.

Y lo voy a dejar aquí. Hay más discos y más cosas que contar, pero prefiero pecar de prudente que de pesado.

Salud (yo, al menos, la necesito).

jueves, 9 de diciembre de 2010

Días De Vino Y Lepra (I): Strange Days

Extraños días.

La varicela ha ocupado toda mi piel y mis dos amores han tenido que dejarme solo para que no contagie a mi pequeño, que tiene apenas 20 días y no puede ser expuesto.

Me quedo separado del mundo por unos días, con mis discos y mis películas. Menos mal que éstos no se pueden contagiar, todo lo contrario, me levantan un poco el ánimo. Es un buen momento para darle un empujón a mi discografía en formato vinilo y disfrutarla todo lo que pueda.

Así que para empezar el repaso, nada mejor que el "Strange Days" de The Doors.

Mi relación con los Doors es tan atípica como el infectarme con este virus a los casi 40 años. Toda la vida me la he pasado rajando sobre ellos (me hizo mucho daño el ir al estreno de la película de Oliver Stone en su día, me llenó de prejuicios con el grupo), pero desde hace unos años mi opinión es totalmente diferente.

Y este "Strange Days" es uno de mis favoritos. Empezando por la portada, que quizá sea la que más me guste de todas las portadas de la historia que uno haya podido ver. En realidad la carpeta entera, pues la foto de contraportada es tan mágica como la frontal.

Y qué decir de la música, donde destaco especialmente piezas como "You´re Lost Little Girl", "Love Me Two Times" y "My Eyes Have Seen You". Sin embargo, "People Are Strange" es quizás el más popular de esta lista de grandes temas que componen el álbum.

Y, bueno, pese al título del post, no estoy bebiendo vino (aunque lo haré) y esto no es lepra, pero vaya si se parece.

Buffalo Springfield: Buffalo Springfield

Otro disco que he recuperado del olvido. Sigo siendo un gran desconocedor del legado de Neil Young (me supera su gigantesca obra, me da vértigo, nunca sé por donde empezar) y más en en la etapa de los 60, así que le he pegado una merecido escucha a este LP.

Me entran mejor los temas firmados por el canadiense que los que firma Stephen Stills (exceptuando, probablemente, "For What It´s Worth" y "Leave") y, en líneas generales, disfruto el disco, pese a no estar entre mis favoritos.

De momento estoy con estos dos clásicos, ya les iré narrando éstos días las joyitas que voy recuperando, pero acaba de llegar el músico de la cabra y se ha instalado a tocar terribles villancicos con su organillo debajo de mi ventana y se me ocurren tres opciones: o espero a que se largue, o me quito la vida, o me abalanzo sobre el maldito y le contagio esta mierda.

Seremos pacientes.

lunes, 6 de diciembre de 2010

Spartacus

Bajo este título podría hablar de aquella cafetería cartagenera que regentaba la simpática Merche y el mala follá de Pepe Leches y en la que nos tomamos muchas cervezas y donde vencí una y otra vez al mus, agrandando mi leyenda de magnífico jugador.

Pero no, lo que voy a comentar es mi devoción por la película de Kubrick, que sería mi favorita de él si no hubiera rodado La Naranja Mecánica, cosa que hace que no me decante por ninguna de las dos en particular.

Y, como todos los años, la vuelven a poner en TV. No falla.

Aún teniéndola en DVD, la he vuelto a visionar y he recordado porqué le tengo tanto cariño a este film. La razón principal es la mirada de Douglas. Cuando mira insolente, cuando mira desafiando...jamás hubo una mirada tan libre en la historia del cine.

Otra cosa que me encanta es la historia, desde luego, romántica como pocas. Y otra imprescindible son Charles Laughton y Peter Ustinov (especialmente el diálogo en el que ensalzan la obesidad).

De todos es conocida la escena censuradísima en su día entre Laurence Olivier y Tony Curtis y el tema de las ostras y los caracoles. La verdad es que ahora mismo parece casi cómico, pero imagino que en el 60 fue poco menos que pornográfico.

Investigando un poco descubro que las batallas fueron rodadas en las afueras de Madrid, y que los extras que hacían de legionarios eran soldados españoles...y pienso; jamás un ejército sirvió para tanto...también descubro que Kubrick utilizó enanos y mancos con prótesis para simular desmembramientos convincentes...qué jodidamente imaginativo es el cine!!!

En fin, que ahora que la varicela se ha apoderado de mi cuerpo, qué mejor momento para esclafarte en el sofá con cientos de erupciones y unos grados de más de temperatura y volver a sentir la magia del cine con mayúsculas.

Y, por supuesto...yo soy Espartaco...yo soy Espartaco...yo soy Espartaco...


Craso: ¿Te reprimes de todo vicio para respetar las virtudes morales?
Antonino: Sí, amo.
Craso: ¿Comes ostras?
Antonino: Cuando las tengo, amo.
Craso: ¿Comes caracoles?
Antonino: No, amo.
Craso: ¿Consideras moral comer ostras e inmoral el comer caracoles?
Antonino: No, amo. Claro que no.
Craso: Cuestión de gustos, ¿no?
Antonino: Sí, amo.
Craso: Y el gusto no es lo mismo que el apetito, y por tanto no se trata de una cuestión de moralidad, ¿no es así?
Antonino: Podría verse de esa manera, amo.
Craso: Es suficiente. Mi toga, Antonino. Mi gusto incluye... tanto los caracoles como las ostras.

martes, 30 de noviembre de 2010

Primeras Músicas

Cierto es que estamos tan liados con esto de la primera paternidad que ni he tenido tiempo para repasar mis blogs favoritos, y mucho menos de poner al día este rincón.

Como tampoco puedo hablar de películas, discos recién descubiertos, o de libros (a excepción de los del pediatra Carlos González, que no creo que les interese demasiado), he encontrado un momento para comentar la primera canción que ha escuchado Hugo y el primer disco completo.

No se preocupen, que a partir de ahora no todo lo que diga tendrá que ver con el pequeño, que aunque esté babeando con el muchacho no voy a hablar de él en exclusiva. Pero sepan que seleccioné cuidadosamente la primera canción que quería que escuchase. Sé que no es un tema precisamente concebido para niños, pero fue "Downtown Train" de Tom Waits la canción que tenía preparada en el coche para que nos acompañase en el trayecto del hospital a casa. La canción estaba en un CD recopilatorio pensado para que sonase en el coche durante el embarazo. A Waits le seguían temas de The Black Crowes, Aretha Franklin, Ramones...pero confesaba el otro día Encar que la canción que más escuchó durante esos nueve meses fue el "Shook Me All Night Long" de AC/DC, para mi sorpresa.

Y ya en casa, había que decidir qué primer disco escuchar. Realmente este tipo de "frikadas" son cosa mía, su madre pasa un poco de estas cosas, que para mí sí que están cargadas de significado. El LP por el que nos decantamos fue el "Abbey Road" de The Beatles. Me encajan las melodías y las cuidadas voces de los de Liverpool para procurar la paz y el sueño del pequeño y, me da la impresión, que "Here Comes The Sun" es su tema preferido (una muestra de gran personalidad que escoja un tema de George Harrison y que no caiga en el típico juego de elegir entre Lennon o Macca), que ya le dedicó su tía el día que nació.

En fin, luego he comprobado que también le va Bob Marley y ya seguiremos disfrutando de la música y, sobretodo, de Hugo.

jueves, 11 de noviembre de 2010

Hugo

No piensen que estoy muy triste!!!!...si no me ven escribir!!!!

Es simplemente que ha nacido nuestro Hugo y ando megaliado, entre aprender a cambiar pañales, recoger mi baba y la del niño, agradar a la Administración con su burocracia e intentar cuidar a la madre, que se lo ha currado de manera increible.

Ambos, niño y madre, están geniales y yo estoy como en otro plano de la realidad.

Así que es posible que descuide estos días el blog.

Con el deseo de que Hugo sea un persona tan libre y llena de vivencias como Corto, pongo una foto de él y no del niño. Más que nada porque no tengo ahora tiempo para sacar las fotos del móvil y la cámara. Además, el creador de Corto es otro Hugo.

Y gracias a todos/as los que os alegrais por nosotros!
Salud...sobretodo para el pequeñín y para su hermosa madre!!!

miércoles, 3 de noviembre de 2010

“Estoy en Knoxville, Tennessee..."

“Estoy en Knoxville, Tennessee, en un concierto de…Danzig!!!!!!!!!! Lo siento, tenía que decírtelo…”.

Pues sí. Bueno, en realidad no. No es que yo esté en Knoxville, Tennessee, viendo a Glenn Danzig. Es mi amigo Edu (aka Dioni) que me ha sorprendido con este SMS esta mañana. El tipo lo envió anoche a eso de las 2:30, hora de Madrid. Esta mañana esperaba ver un SMS de la Encar, pero me he encontrado con que Edu está en los USA y, encima, viendo a uno de mis cantantes favoritos, pues soy seguidor de Danzig desde la época de The Misfits, uno de mis grupos de cabecera.

Y todo este asunto me ha servido para sacarme unos minutos de la cabeza todo este estrés pre-parto que llevamos. He pensado en lo cabrón que es Edu, y en que yo le habría mandado un SMS parecido si hubiera estado en su lugar. Habría esperado un par de horas para que el SMS le hubiese llegado a eso de las 4 de la madrugada, con la esperanza de despertarlo (él seguro que lo ha intentado también, pero soy de sueño profundo), y he pensado en que no me deja de asombrar que alguien me mande un breve texto desde tan lejos, prácticamente en tiempo real. Es cierto, me sigo dejando sorprender por estas cosas de la tecnología.

También he recordado que siempre quise ir a USA. Es una extraña relación la que tengo con el Imperio. Por un lado detesto su agresiva política exterior, su patriotismo enfermizo, su dominación económica, su Tea Party y su insolidaridad y avaricia para con los demás. Cuando éramos unos jóvenes melenudos que se ponían bien en el Rey De Copas, el garito por antonomasia de nuestra juventud en Cartagena, la VI Flota Americana tenía allí un local desde donde “hacían llamadas” a su país. Era una pequeña casa llena de putas donde no paraban de subir marines, en su mayoría negros y puertorriqueños. Recuerdo hacer algún negocio con ellos, vendiéndoles costo a precio de platino. También recuerdo ver tíos de 3 metros tumbados con dos caladas de aquel polen. Y también habían peleas con otros marineros y algún que otro escaparate roto cuando se emborrachaban, que era siempre.

Pero no quiero pensar que esos tipos son la realidad de Estados Unidos. Son la de su ejército de turismo, pero no la de la gente normal. Me dicen los que han ido que son extremadamente amables y educados en su país la mayoría de veces. Yo no lo sé, pero me gusta pensar que es así. Y no puedo negarlo, igual que hay muchas cosas de ellos que son insoportables, otras son maravillosas, como la literatura, los cómics, el cine o, sobretodo, el jodido Rock And Roll.

Durante una época Encar y yo pensamos en casarnos en Las Vegas. Teníamos un viaje económico a través de la empresa en la que trabaja. Escribí incluso a la embajada americana y ya tenía un listado de sitios y precios para que un impersonator de Elvis nos casara. Al final no pudimos realizar aquel viaje por diferentes motivos. Tampoco hemos hecho la Ruta 66, ni siquiera he ido a Nueva York, que era otra de mis ilusiones. Pero bueno, quién sabe lo que el futuro nos deparará.

“Vaya un suertudo, Edu! Espero que no hayas tomado demasiadas Budweiser para que recuerdes cada detalle y me lo cuentes todo! Habrá que escribir algo sobre este SMS! Buen viaje!”

Se lo he enviado a las 9:45, horario de Madrid…y veo con alegría en Internet, son las 4:45 en Knoxville, Tennessee.

Sí te he despertado; objetivo cumplido, maldito suertudo.

jueves, 28 de octubre de 2010

Hiatt Asalta El Fortín Del Esnobismo

Anoche estuve de concierto.

De esos conciertos a los que vas porque sabes que el artista o grupo en cuestión es de los que merece la pena, de los que tienes que ver si tienes oportunidad. De los que aunque no conozcas apenas su obra sabes que vas a disfrutar, porque llega un momento en que uno reconoce al buen músico, al buen artista sin necesidad de profundizar en toda su carrera.

Yo soy un profano en la obra de Hiatt. Conocía algún tema, pero nunca he tenido discos de él.

Así que si esperan que esta breve reseña está llena de datos acerca de los temas que interpretó John, se van a llevar una gran desilusión.

Yo he venido a hablar de algunas sensaciones.

Y les aseguro que Hiatt transmite muchas sensaciones en directo. Acompañado de tres estupendo músicos, de sus guitarras (me gustaba especialmente cuando cogía la Telecaster) y de una magnífica voz. Va sobrado de voz. Al principio dudé un segundo porque parecía que no llegaba a algunas notas pero, afortunadamente, fue un espejismo y estuvo a una gran altura durante las dos horas aproximadamente que duró el espectáculo.

A veces country, a veces blues…pero siempre controlando cada estilo al que se enfrentaba, con esa actitud de maestro y de estar de vuelta de todo, pero sin arrogancias. Agradecido con la gente y, sobretodo, disfrutando sobre el escenario.

Hablemos de la sala. La sala apesta. Es bonita, suena bien (aunque yo le habría subido un poco la voz a John), pero apesta. La Joy Eslava ésta es uno de los garitos más pijos de Madrid. En sus aseos Guti seguro que ha fornicado en más de una ocasión.

Está llena de gorilas con chaqueta y pinganillo que me dan miedo. No sé qué hace un ejército de brutos de éstos en un concierto de Hiatt o de muchos otros artistas. Ellos son mucho más peligrosos que cualquier rockero que va a un espectáculo de este tipo un miércoles noche cualquiera.

Y, por cierto, el garito estaba lleno. Estaba yo al lado de Hendrik Roever de Del Tonos (que debe medir 40 pies) y también reconocí a uno de Los Secretos y la gente cantaba las canciones de John y creo que todo el mundo salió más que satisfecho.

Y doy gracias a Encar por haberme sorprendido con este hermoso regalo.

lunes, 25 de octubre de 2010

Hace 1.000.000 De Años

Miércoles 5 de Diciembre de 1990. Tengo 19 años. Estoy con mi colega Piñeiro sentado en el suelo de una gasolinera. Bebemos cerveza en formato litro. Estamos los dos viendo como una estrambótica procesión de individuos van, vienen, gritan, se ríen, hacen el loco, o simplemente se dirigen, generalmente en grupos, hacia una discoteca que hay en este lugar que podría ser el cruce de la 61 con la 49, y donde bien podríamos haber pillado a Robert Johnson cerrando su pacto con Belcebú unas décadas antes.

Pero no. Lo que nos trae aquí es una banda neoyorkina que se hacen llamar The Ramones. Nos encantan. Nos gustan con locura. Piñe es más punk que yo y odia el heavy. A mí me gustan muchas cosas heavies, pero adoro el punk también. Los dos queremos ver a este grupo. Como no conocemos a nadie más que quisiera venir al concierto y no tenemos coche, nos hemos venido en bus desde Cartagena hasta el Cruce Del Raal, donde se encuentra la discoteca Snoopy, extraño lugar para presenciar una descarga ramoniana.

La fauna es de todos los colores. Punks, heavies…hasta rapados se ven por aquí. En los 80´s y 90´s el tema de las tribus estaba mucho más definido que actualmente. Como estamos solos, y aunque aún falta bastante tiempo para el comienzo del concierto, decidimos entrar en la sala. Cuando entramos, la sala está bastante vacía. No es raro, pues falta más de media hora para que sea la hora de comienzo oficial. En estos años, los retrasos en los conciertos es el pan nuestro de cada día, y la gente se lo toma con calma.

Pero los acontecimientos se precipitan y, de repente, se apagan las luces y se oye un “One, two, three, four..." y sí, ahí están los Ramones, sobre las tablas.

El concierto es muy corto, como de unos 45 minutos, si mal no recuerdo. Es la gira de “Brain Drain”. Muy intenso, pero corto. Y lo que es peor, se ha quedado un montón de gente fuera, pues no les ha dado tiempo a entrar. Cuando salimos del local parece que, en efecto, al Cruce ha llegado Satanás. Coches quemados, sirenas de la policía, gente destrozando cosas…eran tiempos en los que el Rock And Roll seguía siendo altamente peligroso.

Aquella noche terminaríamos durmiendo en la Estación de Autobuses de Murcia.
Lo habíamos logrado.

Septiembre de 1992.
Me eché una novia y me fui a vivir a Madrid con ella. Sin trabajo y sin nada que hacer durante el día. En realidad fue el principio de nuestro fin. Pero esa noche tocan The Ramones en la Sala Canciller. No tenemos dinero para ir a verlos. La noche anterior pillamos a un tío empapelando la Calle Princesa con posters del concierto. Nos regala unos carteles de un concierto al que no podremos ir.

Por la mañana holgazaneamos por la parte de los Cines Renoir.
Miro al suelo y veo un papel doblado.
Sus dibujos me resultan familiares.
En efecto, es un billete de 5.000 pesetas.
Dinero!!! Qué hacer???
La entrada vale unas 2.800 pesetas cada una. ¿Lo guardamos porque nos hará falta o lo gastamos y nos vamos a ver a los Ramones? No tardamos ni 10 segundos en tomar camino hacia Madrid Rock.

Hay que sacar la entrada y hay que hacerlo ya. Llegamos a la altura de la tienda de discos. Aparece una furgoneta blanca con los cristales oscuros. De ella salen los Ramones que, resulta, van a firmar en la tienda.

Esto no puede ser verdad.

Mi acompañante, aficionada a la fotografía, siempre lleva su cámara. En aquella época no había digitales, claro. Ni móviles.

Guardamos cola.
Sacamos la entrada.
Guardamos cola de nuevo.
Nos firman las entradas y nos hacemos fotos con ellos.
Compro un vinilo de "Mondo Bizarro", el disco del momento, que le llevaré a mi amigo Piñeiro, también firmado.

Esa noche estuvimos en el concierto en la Canciller. Después estuvimos por Malasaña en el Nueva Visión, cuyo dueño llevó a firmar tantos singles al grupo que los miembros de la banda miraron extrañados todo ese material asombroso y sorprendente incluso para ellos.

Dos fechas históricas en mi pequeño bagaje rockero...y ya hace 20 años de la primera de ellas.

El otro día veíamos en casa Encar, Piñeiro y yo el vídeo de la historia del grupo.

Joey, Dee Dee, Johnny...todos han muerto.

Y me puse a hacer memoria.

Y cuando hago memoria, a veces me da escalofríos pensar en eso que llaman paso del tiempo.

martes, 19 de octubre de 2010

Cosas Que Los Nietos Deberían Saber

Mark Oliver Everett, mejor conocido como Mr. E o simplemente E, es el líder de la banda Eels. Cuentan que le puso ese nombre a la banda para que apareciese en los cajones de las tiendas de discos en primer lugar de la letra E. Pero se le olvidó que existe un grupo de "cierto renombre" llamado Eagles.

Entre los años 1996 y 1998, mueren su padre (él lo encontró muerto e intentó reanimarlo. Mr. E afirma que es la única ocasión en la que tuvo contacto físico con él, salvo alguna quemadura de su cigarrillo ocasionada cuando se cruzaban en el estrecho pasillo de su casa), su madre (cáncer terminal) y se suicida su hermana.

Ante este desolador panorama, E decide escribir un libro sobre su vida, pues calcula que con estos antecedentes ya ha pasado el ecuador de la misma cuando tiene unos 40, así que tiene que actuar rápido.

Nos cuenta que su padre era un destacado científico que desarrolló en el campo de la física cuántica la Teoría Sobre Los Universos Paralelos (dice que incluso se carteaba con Albert Einstein cuando tenía 13 años) con el que no cruzó más de 100 frases en su vida. Su hermana una suicida potencial…hasta que dejó ser potencial. En fin, una situación nada alentadora que solo hace crecer y crecer la fama de maldito de Mr E (visitó la casa de Johnny Cash y ésta ardió poco después...su prima Jeniffer, que era azafata, le mandó una postal desde un aeropuerto diciéndole que la vida es fabulosa…eso fue un 11 de Septiembre, y ese avión acabó estampado contra el Pentágono).

Se trata, pues, de una singular biografía muy ágil de leer, directa, tremendamente emotiva, muy bien escrita y realmente entretenida tanto para el interesado en los personajes extraños pero sobrados de carisma, como para el lector curioso sin más.

Han definido este libro como el primer libro de autoayuda que no intenta ayudar a nadie. Y Pete Townshend dice que es uno de los mejores libros escritos jamás por un artista, pero creo que podemos recurrir al planteamiento que el mismo Mr E nos dará para hacernos una idea de cómo es el libro:

“De pequeño siempre era el último o el penúltimo en ser escogido en los equipos…ahora soy un hombre adulto que pasa la segunda mitad de su primera crisis de la mediana edad oculto tras guardias de seguridad que intentan protegerle durante sus conciertos del acosador desquiciado de turno. ¿Cómo he llegado hasta aquí?”



Cosas Que Los Nietos Deberían Saber (Things The Grandchildren Should Know, 2008).
Mark Oliver Everett

lunes, 18 de octubre de 2010

...Y Salen Los Lobos

El otro día rescaté el ...And Out Come The Wolves de Rancid.

Realmente fue a raiz de verlos aparecer en el video clip de Joe Strummer que adjunté en mi anterior post.

Este disco es del 95, y recuerdo perfectamente que me lo escuché una y otra vez durante meses. Punk genuinamente yankee, con melodías pegadizas, trallazos hardcore y grandes dosis de ska y reggae.

En él veía un montón de canciones que eran singles potenciales: The 11th Murder, Roots Radicals, Time Bomb, Olyimpia WA, Junkie Man o Rudy Soho son buenos ejemplos de lo que digo, ya que el álbum tiene hasta 19 temas, que la mayoría no pasa de los 3 minutos, y que forman todo lo que tiene que ser un disco punk fresco y directo, como es este ...And Out Come The Wolves.

Y me gustó mucho que tras estar años sin volver a catarlo, me siguiera sonando tan bien. Iba de viaje en autobús y me sorprendí a mi mismo intentando darle más volumen al IPod y tarareando cada uno de los estribillos.

Ni que decir tiene que es mi disco favorito de la banda, pero también quiero añadir que es uno de mis favoritos de esa década. Está claro que musicalmente no puede competir con ninguna de las obras maestras que sacaron The Black Crowes en esos años, por poner un ejemplo, pero en su estilo se trata de un gran disco, que podría rivalizar con muchos de The Ramones, Dead Kennedys o de otras bandas de referencia del punk americano.

Leo con curiosidad que el disco fue oro en el 96 y que luego fue platino en el 2004. También que el título del disco viene a cuento porque salen de una multinacional y fichan por una independiente para poder editarlo y que su compromiso con diferentes causas es real.

En fin, que da gusto rescatar discos y disfrutarlos tanto como lo hacías hace años. Aunque éstos no figuren cuando algún crítico haga una lista de lo mejor de una década.

miércoles, 13 de octubre de 2010

El Futuro No Está Escrito

Este viernes pasado dieron en La 2 el documental Joe Strummer: The Future Is Unwritten, de Julian Temple.

Lo pillamos ya empezado, pero nos quedamos Encar y yo viéndolo hasta el final. Tenía muchas ganas de hincarle el diente, pues Strummer es, sin duda, una de mis figuras favoritas de la historia de la música. Él y su Telecaster me acompañarán siempre. Y no solo por su obra, sino por lo que he podido ir conociendo de su forma de ser.

En el documental hay mucho material extraño y fascinante de The Clash y parece ser que el mismo Strummer comenzó este proyecto con Temple. Su voz sonará habitualmente durante todo el metraje. Es curiosa la manera de presentar los testimonios de muchos de los que le conocieron. Se trata de ponerlos alrededor de una hoguera y que cuenten cosas sobre su relación con él con la ciudad de turno de fondo. Podremos ver a tipos tan interesantes como Johnny Depp, Steve Buscemi, John Cusack o Jim Jarmusch, entre otros muchos, hablando sobre Strummer.

Eché en falta referencias amplias sobre sus estancias en España, especialmente en Madrid y en Granada, codeándose con los 091, con Santiago Auserón o con Julián Hernández, entre muchos otros.

También tenía entendido que le gustaba comprar coches viejos y arreglarlos con Brian Setzer, pero de esto tampoco dijeron nada.

Precisamente uno de sus amigos españoles escribía hace ya unos años en un foro multitud de anécdotas sobre Joe Strummer. Ahí se podía leer cosas asombrosas, pero me voy a quedar con esta anécdota que me hizo muy feliz leer en su día. Pido permiso al autor por copiar su escrito pero, habiendo sido publicado en un foro, imagino que no habrá problemas por propagar lo escrito un poco más. Y dejo el enlace del enorme post por si alguien quiere visitarlo.

Sin más, decirles que Strummer es y será uno de los más grandes y en una ocasión en la que le dije a Fermín Muguruza que él había sido una fuerte inspiración en mi vida, me contestó que no tenía derecho a decirle eso, que si él le dijese lo mismo a Joe Strummer seguro que éste no se sentiría cómodo. Y creo que tenía toda la razón.

Ésta es la anécdota:

Fabrizzi era un músico vagabundo, un acordeonista increí­ble, excepcional. Un tipo con los ojos como Martin Feldman (el de "El jovencito Frankenstein") que se ganaba la vida tocando el acordeón, por unas monedas, en la calle Zacatí­n, de Granada. Era un "homeless" que interpretaba al acordeón música clásica (Tchaikovsky, Mozart, Beethoven), tangos, canciones pop... lo que fuera... con una maestrí­a increí­ble. Un músico excepcional (De hecho, Enrique Morente y yo lo estuvimos buscando para que tocase el acordeón en 'Omega').

Yo habí­a conocido a Fabrizzi unos meses antes, en la calle Zacatí­n. Habí­a oí­do una música buení­sima desde lejos y, conforme me acercaba, descubrí­ que era un acordeonista callejero. Era la hostia.

Me quedé escuchándolo al menos media hora, echándole monedas y aplaudiendo con cada nueva cosa que tocaba. Al final, cuando ya el grupo de gente que se habí­a congregado a su alrededor se habí­a dispersado, yo seguí­a allí­, todo embelesado.

Le dije: ¿Cómo te llamas, tí­o?

Me dijo: Me llamo Juan Carlos, pero todo el mundo me llama Fabrizzi.

Le dije: Pues eres la hostia. De verdad.

Me dijo: Tú debes ser músico.

Le dije: Sí­. Y estoy asombrado. ¿Cómo consigues tocar a Tchaikovsky de esa manera? Estoy alucinado.

Me dijo: Tchaikovsky no es tan complicado. Lo difí­cil son los Clash y los Rolling Stones.

Le dije: No me jodas. ¿Conoces a los Clash?

Me respondió: ¿Los Clash? Son mi grupo favorito.

Y empezó a tocar "Jimmy Jazz".

Le dije a Fabrizzi: "Recoge: Te invito a lo que quieras".

Nos fuimos a un bar, bebimos cervezas (yo coca-colas) y hablamos larguí­simamente sobre los Clash. Nos despedimos una hora después como absolutos colegas. Yo, a partir de ese dí­a, trataba de pasarme por la calle Zacatí­n para oí­rlo, él para pedirme que le contara historias de Joe Strummer o para que me contara que lo habí­an contratado como músico en una obra de teatro. Así­ habí­amos seguido durante seis meses...

Y bueno, aquel dí­a, en el Campo del Prí­ncipe, mientras Joe está diciéndome lo jodido que está, aparece Fabrizzi con su acordeón.

Lo veo de lejos. Le hago un gesto. Me ve de lejos y se acerca, sin dejar de tocar, hasta nuestra mesa.

Y esta escena es la hostia. Uno de los momentos más acojonantes de mi vida. Majestuoso.

Fabrizzi llega a nuestra mesa con el acordeón a cuestas. Le digo a Fabrizzi: "Fabrizzi, éste tí­o de aquí­ es Joe Strummer".

Fabrizzi lo mira. Me mira a mí­. Me dice: "No. Ese no es Joe Strummer".

Joe se vuelve hacia él, y le dice en español: "Si, yo soy Joe Strummer, señor".

Fabrizzi le dice: "Tú no eres Joe Strummer. Tú te pareces a Joe Strummer. Pero no eres Joe Strummer".

Joe me pide que traduzca lo que ha dicho Fabrizzi. Se lo traduzco.

Joe se enfada: "Of course I'm Joe Strummer!".

"Tú no eres Joe Strummer", le dice Fabrizzi con toda tranquilidad.

Joe se levanta de su silla. "¡Sí­ soy Joe Strummer!", dice en español.

Fabrizzi, tan vagabundo, con sus ojos a lo Martin Feldman, sonrí­e como los vagabundos que han visto de todo y han oí­do de todo en este mundo. Vuelve a decirle: "Que no, que no eres Joe Strummer. Yo conozco a Joe Strummer y es mucho más alto que tú".

Joe me pide traducción. Traduzco.

Y Fabrizzi le espeta entonces: "Si eres Joe Strummer, canta esto".

Y se pone a tocar "Jimmy Jazz".

Y cuando Joe Strummer escucha que un músico callejero está tocando en un acordeón "Jimmy Jazz", que le dice en su cara que no es Joe Strummer, y que el músico callejero está tocando su canción... Joe... Ese Joe Strummer, se va a su lado y, como otro músico callejero, se pone a cantar "Jimmy Jazz" con la voz de Joe Strummer. Y los dos músicos se miran. Y Fabrizzi toca de la hostia y Joe Strummer canta de la hostia.

Putos músicos los dos, como si estuvieran tocando en el metro de Madrid.

Y Joe cantando con lágrimas en los ojos. El dí­a de su cumpleaños se va a Granada y se encuentra a un músico vagabundo que toca sus canciones por la calle para ganarse la vida, que le niega el derecho a ser Joe Strummer, pero que se sabe sus canciones.

Terminan el "Jimmy Jazz" y Fabrizzi le dice: "Bueno, la voz se parece bastante. Pero, si quieres, probamos con 'London Calling'".

Fabrizzi me dice luego: "Dile que sí­, que es Joe Strummer".

Se lo traduzco a Joe, al que le caen los lagrimones por toda la cara.

"El mejor cumpleaños de mi vida", dice Joe. "El mejor cumpleaños de mi vida".

Para colmo, se acercan a nuestra mesa unos turistas ingleses, y le echan unas monedas a Joe: "Brilliant, really brilliant. You both sound exactly as The Clash".


http://www.ipunkforos.com/viewtopic.php?f=2&t=82658
http://www.joestrummerthemovie.com/

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Hells Bells St. Pauli

.- Los patrocina una empresa de artículos eróticos.

.- Antifascismo, antirracismo y antisexismo están incluidos en sus estatutos.

.- Su presidente es director de teatro y activista homosexual.

.- La bandera pirata es su escudo oficioso.

.- Fans declarados: Bad Religion, The Sisters Of Mercy, Asian Dub Foundation y Turbonegro, que hizo una versión en alemán para el club de su “I Got Erection”.

.- 11 millones de simpatizantes solo en Alemania.

.- 500 clubes de fans.

.- En tercera metía a 15.000 espectadores en su estadio, cuando la media son 200.

.- Es el club con mayor número de socias.

.- Abre sus partidos de local con "Hells Bells" de AC/DC, y celebran sus goles con "Song 2" de Blur.

.- Hermanado con otro club de esos que tienen mi admiración, el Celtic de Glasgow, venden camisetas uno del otro en sus respectivas tiendas.

.- El club organizó y participó (con el nombre de República de St. Pauli) la FIFI Wild Cup en 2006, dando cobijo en el campeonato a selecciones no reconocidas por la FIFA como Groenlandia, Zanzíbar o el Tíbet.

.- Tiene secciones (masculinas y femeninas) de rugby, futbol americano, béisbol, bolos, ajedrez, ciclismo, balonmano, tenis de mesa y futbolín.

Bien, ya sé que dije en el post anterior que aquí no hablaría de fútbol, pero mis amigos Ángel y Castillo me recordaron el otro día la existencia de este club del distrito de Sankt Pauli (barrio portuario y zona de gran emigración y de casas ocupadas) en Hamburgo, y tenía que investigar algo y comentarlo.

Porque el FC St. Pauli no es un equipo normal.

Parece ser que en Alemania son algo así como los abanderados del antifascismo a nivel de hinchadas de fútbol, un caso raro que además tiene un gran apoyo en todo el país, seguramente harto de ver a tanto nazi en sus campos de fútbol (y fuera de ellos).

Así que valgan estos escasos datos para hablar de fútbol pero sin caer en el binomio Real Madrid – Fútbol Club Barcelona de siempre.

Hasta en su indumentaria es nada habitual y especialmente poco atractiva: marrón. Ahora que celebran el centenario han vuelto a la élite del campeonato alemán.

Así que si alguna vez vemos un banderín de esquina con una calavera, y suena Brian Johnson por megafonía, es que estamos en el Millerntor Stadion.

Nos gusta el FC St. Pauli.

lunes, 27 de septiembre de 2010

Huelga General

Es cierto que procuro evitar hablar de política y de fútbol en este blog.

De política porque no es el tema que más me apasiona.

De fútbol porque para mucha gente es más importante el balompié que otras cosas y está muy dispuesta a coger un buen cabreo por el tema del balón. Y mira que vivo momentos de felicidad con mi Efesé Cartagena y mi Fútbol Club Barcelona, pero no es el lugar.

Sin embargo, y teniendo en cuenta que esto lo lee muy poca gente, me atrevo a analizar ligeramente los motivos por los que iré a la huelga el miércoles.

1.- Estoy muy harto de que todas las medidas para crear empleo pasen siempre por flexibilizar el despido. Llevo años escuchando la misma cantinela, cuando ya está suficientemente demostrado que esa medida no soluciona nada. Solamente beneficia al empresario. Es triste pensar que el Estatuto de los Trabajadores de hace 20 años era mucho más beneficioso para el trabajador que el actual. Se imponen los 33 días por año frente a los 45.

2.- El despido por motivos económicos. Otra nueva herramienta empresarial para mandar al paro de manera barata a gente que sobre. Alegar “motivos económicos” es razón suficiente para despedir trabajadores. Incluso se puede alegar “pérdidas previstas” que aún no han tenido lugar. Es una especie de despido preventivo, por el que solo hay que pagar 20 días por año. Para colmo, el Estado financia parte de este despido. O sea, que nos despiden y nos indemnizan con nuestro propio dinero.

3.- Privatización de la gestión del desempleo. En lugar de intentar mejorar los organismos públicos de gestión del desempleo, se pasa parte de esta gestión a manos privadas con ánimo de lucro.

4.- Considero que apoyar la huelga general es apoyar a trabajadores que, como los mineros actualmente o muchos autónomos o pequeñas y medianas empresas, están en una situación muy jodida.

5.- Es indignante que todas las medidas contra la crisis pasen por exprimir al trabajador o recortarle sus derechos, mientras que los verdaderos responsables de la crisis reciben ayudas o simplemente no tienen que rendir cuentas a nadie. Basta ya de recortes que solo afectan a los más débiles o a pequeños y medianos empresarios que viven de hacer trabajo a las administraciones públicas.

6.- En mi sector hay cultura CERO de huelga, protesta, plante o lo que sea. Es tal la desconexión con el mundo real, que en una empresa que estuve decidí hacer huelga (la última general que hubo antes de ésta) y me llamaron los jefes porque era el único trabajador de la empresa que iba a hacerla. En esta ocasión creo que va a ocurrir exactamente lo mismo, pues tanteando un poco a los compañeros, ninguno me ha dicho que vaya a ir. Desde el típico "no vale para nada" hasta el también típico "es que te descuentan el día" o el escandaloso "lo que cuenta es votar cada 4 años. Ahí es donde decides tú."

Los motivos que me han creado alguna que otra contradicción son cosas como que considero que esta huelga tanto si triunfa como si fracasa va a beneficiar al PP, que espera agazapado el desgaste progresivo del gobierno, y que no estoy de acuerdo con las políticas que han hecho los últimos años los sindicatos, que en realidad solo han servido para perder la confianza de millones de trabajadores.

Dejo la chapa y que cada uno haga lo que tenga que hacer.

Salud!

martes, 21 de septiembre de 2010

El Hombre Que Se Enamoró De La Luna

“En realidad la luna es el sol jugándote la mala pasada.”

Dicen que cuando nace una niña o un niño indio se les pone al alcance de su mano una cesta con una calabaza y un arco con flechas, para saber cuál será su trayectoria sexual. La diferencia entre los tybo (blancos) y los indios, es que si un niño coge la cesta y una niña el arco, para los tybo hay un problema, mientras que para los indios hay una persona especial. En cualquier caso, Cobertizo (nuestro protagonista) no se decantó ni por una cosa ni por la otra, sino por la boa de plumas de Ida.

Excellent (Idaho) es un pequeño pueblo en decadencia que ha vivido dos épocas de fiebre del oro, y está poblado por brutos, perdedores, gentes de distintos oficios y mormones. En 1880 Cobertizo (o Afuera En El Cobertizo, también se le conoce por este nombre, entre otros) es violado a punta de pistola por el hombre que esa misma noche asesinará a su madre india. Ida Richelieu, prostituta y mandamás del pueblo, se encargará desde entonces de su crianza.

Esta es una tremenda historia de supervivencia y aprendizaje. De iniciación. Donde veremos todo un mundo cruel a través de los ojos de Cobertizo, un joven mestizo que intenta descubrir su parte india mientras es criado en un burdel entre los tybo. A través del proceso de aprendizaje del lenguaje de Cobertizo entenderemos de otra manera conceptos que todos tenemos asumidos. Desde su punto de vista, inocente en casi todas las ocasiones y profundamente sincero, llegaremos a replantearnos esos conceptos que creíamos entender sin problemas.

Porque, para mí, hay dos grandes logros del autor en este libro; lograr transmitir perfectamente las cosas que pasan por la mente de Cobertizo y hacerlo de una manera amena e incluso divertida, pese a lo dramático de la historia en muchas ocasiones.

Porque la historia de este libro es tremendamente desgarradora.

Pero claro, como el autor no tiene tapujos de ningún tipo a la hora de hablar de sexo, violencia o crueldad, nos permite entrar en estos temas tabú de una manera totalmente natural.

Y vaya retrato de los personajes. Desde Ida Richelieu o Alma Hatcha hasta Dave El Maldito y su Maldito Perro, pasando, especialmente, por Dellwood Barker y su manera de explicar el mundo o el cabronazo loco de Billy Blizzard.

En esas estamos.

Aprendiendo lo que es el teruteru y el Mueve Mueve.

Me queda muy poco para terminarlo. No es de lectura fácil, pero si te engancha, estás perdido.

PD: Gracias a Marco Antonio por este estupendo regalo.

El hombre que se enamoró de la luna (The Man Who Fell In Love With The Moon, 1991)
Tom Spanbauer

viernes, 17 de septiembre de 2010

La Jungla De Asfalto

Hacía tiempo que no veía una buena película clásica.

Entre que no suelen darlas y que cuando lo hacen son a horarios prohibitivos, no tengo la oportunidad de hacerlo habitualmente.

Pero ayer la cosa fue diferente. El insomnio hizo su aparición y, cuando ya no sabía qué hacer, busqué por TV y encontré La Jungla Del Asfalto (1950).

Una de las películas de cine negro (aunque algunos no la encasillan en este género, cuestión de etiquetas, ya se sabe) más valoradas, donde John Huston exhibe todas sus señas de identidad.

Un elenco de personajes fascinantes, donde se juntan desde auténticos perdedores, hasta gentes de alta cuna que no tienen porqué mezclarse en esta historia.

Aunque aquí tenemos a una joven Marilyn, (que está muy bien en su papel secundario, especialmente en la escena en la que se despide de “su tío”) y un buenísimo listado de actores, creo que los que más asombran son Sterling Hayden y Jean Hagen.

Es cierto que ninguna escena parece hecha al azar. Aquí está todo bien estudiado y al servicio del arte. La fotografía es espectacular (por cierto, me encanta la manera que tiene Huston de mostrar los rostros de la gente) repleta de belleza e información, y las luces están tratadas exquisitamente.

El guión es soberbio. La trama principal es el atraco, pero las historias de relaciones paralelas son tanto o más interesantes (la relación de amor entre un bruto Hayden y una Hagen totalmente entregada, por ejemplo). Y, en general, otra historia de perdedores que tanto me gustan.

¿Las mejores escenas? Quizá me quede con la última, la del juke-box y las consecuencias que conllevan (esto de no querer destripar la película me impide explicarme mejor), con la despedida de Marilyn y con la huída de Hayden y Hagen, cuando él consiente que le acompañe.

En fin, que solamente me queda recomendarla al que no la conozca, y pedir algún comentario al que la haya disfrutado.

Qué grande es el cine!

domingo, 12 de septiembre de 2010

Clase A Raudales: Heavy Trash En Directo

Se junta a un contrabajista, a un batería y a un estupendo guitarrista (Matt Verta-Ray) y se mezcla con la voz y guitarra (una española con una pastilla, lleva el tío) y la energía sin límite de Jon Spencer. Se añade Rockabilly, Garage-Rock, Blues, Rock And Roll y actitud Punk entre otros ingredientes.

Y lo tenemos. Tenemos un combo con un directo brutal y dificilmente igualable.

Heavy Trash no nos defraudó en absoluto. Lejos de eso, arrasó positivamente con todas nuestras expectativas.

Había tenido oportunidad de ver un par de veces a Jon Spencer con su incendiario proyecto Blues Explosion, pero estos Heavy Trash me llenan más aún.

Y mis acompañantes (Encar y Miguel) quedaron igualmente sorprendidos y salieron encantados.

Es cierto que el B-Side Festival presentaba un cartel de lo más ecléctico, con unos tal L.A. (que, dentro de su estilo, no estaban nada mal. Hicieron algunos buenos temas, y una más que digna versión del "Wicked Games" de Chris Isaak, y la voz nos recordó en alguna ocasión a la de Eddie Vedder), Love Of Lesbian (un rollazo, pero que cuentan con legiones de seguidores) y The Ting Tings, de los que vimos una canción y que tampoco es precisamente la música que más me seduce.

Pero mereció la pena.
Y mucho.

Heavy Trash fueron todo energía, con esa manera de presentar una actuación tan "ramoniana", sin tiempo para respirar. Muy buena base rítmica, muy buenas guitarras de Matt, y todo el entusiasmo, entrega y talento de Jon que, por cierto, canta muy bien en directo. Con esa manera suya de coger la guitarra y exprimirla...la verdad es que me encantaron.

Y estamos ante el último concierto de Hugo antes de que nazca. El muchacho ya ha oído a un montón de gente desde sus privilegiados aposentos (Elly Paperboy, Dylan, Marañones, Patti Smith, Gov´t Mule, Shack Shakers, Kiss...).

La próxima vez será fuera de su preciosa madre.

jueves, 9 de septiembre de 2010

Tipos Raros

No es habitual que postee dos veces en un mismo día, pero así son las cosas.

De repente te viene la inspiración y hablas sobre un tipo extraño como es Captain Beefheart, y unas horas después recuerdas que tenías algo que contar.

Y lo que tenía que contar es que Los Marañones han sacado nuevo disco.

Este mismo verano tuvimos oportunidad de volver a verlos en directo, en esta ocasión en un chiringuito de la bonita playa de La Azohía, muy cerca de Mazarrón.

El show estuvo como siempre.

La fuerza de Los Marañones en directo no se ha rebajado ni este poquito desde que los vimos por primera vez hace ya no sé ni cuantos años en el Agua Bar de la Calle Cuatro Santos de Cartagena.

Porque supongo que esa sería la primera de las decenas de veces que los hemos visto. Y digo decenas por no decir cientos y parecer exagerado.

A lo que iba, que el directo sigue siendo tan soberbio como siempre; no defrauda, todo lo contrario; entusiasma y transmite.

Bañón canta cada vez mejor y a nivel instrumental son prácticamente insuperables.

Andaban en este chiringuito presentando su nuevo disco; Tipos Raros.

Como no podía ser de otra forma, aproveché el acontecimiento para comprar el CD y le dije a Bañón que se lo dedicara a la Encar, mientras le daba las gracias por todos estos años llenos de música.

Y luego ya he escuchado el disco mucho más relajadamente.

Como dice mi amigo Miguel Piñeiro; desde que abrazaron a los Beatles en detrimento de Hendrix, han perdido punch en disco. Bueno, en realidad no es tan sencillo, pero de alguna manera creo que me he explicado. Digamos que las melodías han tomado el mando y que la energía sin control ha quedado para el directo.

Algo parecido a lo que decía Josele Santiago; siguen siendo Rock And Roll pero más Roll que Rock.

No obstante, el disco tiene, para mí, tres temas que deberían ingresar desde ya en la lista de indispensables del grupo: Cándido, Mr G y Barrabás. En el álbum hay muchas más cosas interesantes, pero éstas son las canciones que más me han gustado hasta ahora.

Entre otras colaboraciones, ahí tenemos a Hendrik Röver trabajando con el grupo (toca en algún tema y además hace las mezclas y masteriza).

En fin, que siguen siendo una debilidad mía, de Encar y de mis amigos de Cartagena, y realmente no concibo escribir la historia de mi vida sin que haya un pequeño espacio para recordarles y volver a darles las gracias por tanta música, emociones y grandes noches.

Gracias a Pedrín por su estilazo y sus golpes de bar-tería.
Gracias a Román por su manera de tocar el bajo y por su presencia en escena.
Gracias a Carlos por engrandecer la leyenda del Hammond y la del whiskey.
Gracias a Miguel por sus guitarras y sus historias.

Mientras sigáis ahí (y ya llevan más de 20 años) estaremos apoyándoos.

Larga vida a Los Marañones, que son el tesoro mejor guardado de esta región olvidada y decorada con estúpidos y vacíos campos de golf.

PD: Dejo un simpático vídeo clip del Extraña Familia de 2007 porque aún no he encontrado imágenes con las nuevas canciones. También dejo unos links de obligada visita.

http://globalia.net/donlope/noticias/index.php

http://www.myspace.com/losmaranones

Recordando A Captain Beefheart And His Magic Band

Andaba yo repasando algunos discos de esta banda, cuando me ha dado por curiosear un poco más acerca de ellos.

En concreto estaba liado con el primer disco, el Safe As Milk, cuya edición se remonta a 1967.

He descubierto, cosa que no sabía, que en el disco aparece un jovencísimo Ry Cooder, que ayuda a conseguir que el disco sea lo que termina siendo.

Además, he descubierto nuevas cosas acerca de la personalidad de Don Van Vliet (aka Captain Beefheart) y mis sospechas se han hecho realidad.

Se trata de un tipo huraño cuya carrera musical fue extremadamente corta, y que decidió retirarse pronto al desierto a pintar y a hacer sus cosas.

Parece que era un tipo un tanto dictatorial en lo respecta al trato que daba a su banda.

Su éxito comercial es tan escaso como grande su influencia en otros músicos y movimientos (desde Tom Waits hasta el Punk o la New Wave).

Y estaba yo trajinando con este Safe As Milk (que a mí me gusta probablemente más que Trout Mask Replica, el disco que produjo y editó en su sello Frank Zappa, quizá la más conocida de sus obras) y he seguido buscando más información y parece que Tom Waits también puede haberse inspirado en las entrevistas que hacía este hombre para hacer las suyas, esas en las que se inventa cosas o cuenta historias aparentemente sin sentido.

También hay cantidad de leyendas acerca de cómo eran sus grabaciones (escribían los temas en relativamente poco tiempo, pero luego se tiraban meses y meses haciendo arreglos y regrabando, hasta que el ambiente del estudio era de pura locura).

He encontrado bastante material de actuaciones en directo y en programas de televisión.

En fin, que ha sido una delicia investigar un poco acerca de este personaje que tenía un poco olvidado estos últimos meses, pero que sin duda es tan interesante en sí mismo como la música que propone.

Les dejo un temazo de ese Safe AS Milk para que se haga una idea el que no lo conozca.

Maldito loco!!!...¿porqué no nos diste más discos???

miércoles, 25 de agosto de 2010

El Libro de Jobs

Al final he caído.

Trabajo rodeado de verdaderos frikis de la tecnología, y suelo reírme de sus caprichos, pero esta vez tengo que tragarme mis palabras.

He caído como un cabrón.

Sí, han acertado: he comprado un IPad. Uno de esos IPhone gordos sin teléfono ni cámara que presentó hace unos pocos meses Steve Jobs. He comprado el modelo WI-FI de 32 gigas. He pasado de los modelos 3G, demasiado caros y no tan interesantes si ya tienes WI-FI en casa.

No, no es para mí.

De hecho, el aparato se quedará en Murcia con la Encar, que será la feliz dueña del chisme, y yo seguiré pasando la mayor parte de la semana en Madrid.

Pero estuve viéndolo, estuve estudiando sus prestaciones, su comodidad, su navegación, sus posibilidades, su utilidad para una persona como Encar…y al final me encajó todo tanto que no he podido esperar a que sea su cumpleaños para comprarlo.

Hoy se lo entregaré.

He estado dos días llenándolo de contenido para familiarizarme con el funcionamiento (he metido libros, juegos, aplicaciones, música, películas...) y aprovechando que en la oficina hay gente verdaderamente experta en el mundo de Apple, que me han aconsejado sobre aplicaciones, formas de uso, etcétera.

Yo creo que ella lo utilizará para consultas de Internet (su ordenata está ya bastante cascado, además de ser mucho más aparatoso que la tableta), para lectura (hace tiempo que la oigo hablar cuando duerme de los lectores de libros tipo Kindle de Amazon), para tener las fotos mucho más a mano (es tremendo cómo trata las imágenes este chisme), podrá ver también películas en sus guardias de 24 horas y, por supuesto, jugar y aprovechar otras de las muchas utilidades que tiene.

No, no es algo que nos hiciera falta, y ya sé que es digno del mayor de los caprichosos, pero me va a encantar verla trasteando el aparato este.

A ver si le gusta.

lunes, 23 de agosto de 2010

El Último Catón

No he leído ni Los Pilares De La Tierra, ni El Código Da Vinci, y nunca me han atraído esos best-sellers especialmente, pero sabía que había una respuesta hispana (en realidad es anterior a El Código Da Vinci) a este tipo de literatura de la mano de la alicantina Matilde Asensi.

Tampoco he cultivado, más que nada por gandulería, el género de novela histórica, aún reconociendo que me siento muy cómodo leyendo este tipo de literatura.

Pero el caso es que estábamos viendo libros la Encar y yo apareció El Último Catón y la ella me dijo que me lo pillase que seguro que me iba a gustar.

Y vaya, ha sido mi lectura de estas breves vacaciones y he de admitir que lo he disfrutado mucho.

La Asensi se sabe documentar muy bien y, sobretodo, sabe cómo conseguir que la lectura sea amena, que te den ganas de consumir unas páginas más y que si cierras el libro es porque ya son las tantas de la madrugada y te estás cayendo de sueño.

La historia, sin ánimo de reventársela a nadie, es la de un sorprendente grupo de investigadores formado por una monja (sí, han leído bien) paleógrafa, un capitán de la Guardia Suiza del Vaticano y un profesor del Museo Grecorromano de Alejandría.

Están desapareciendo los restos de la Vera Cruz y hay muy pocas pistas por las que comenzar a investigar.

En fin, que paso de contar nada más.

Me limito a recomendar el libro, pues es un buen ejemplo de obra agradable de leer, dinámica y muy entretenida, pero no exenta de calidad.

Bravo por la literatura.

PD: Existe una edición muy chula que contiene el mapa del recorrido que hacen los investigadores.